Inicio
Miembros del estudio
Publicaciones
Deudores
Acreedores
¿Cuanto vale el negocio que va a hacer?
Seminarios - cursos - talleres
Referencias profesionales
Contacto

 

¿Qué valor tiene la imagen de un deportista que promociona una marca? ¿Cuánto aporta el diseño a la cadena de producción y venta de una colección de ropa? ¿En cuánto contribuye el proyecto de un arquitecto al éxito de un desarrollo inmobiliario? ¿Qué parte del éxito de un restaurante corresponde al arte del chef? ¿Por qué dos hoteles similares tienes tarifas diferentes? ¿Es admisible que dos profesionales graduados en la misma universidad cobren honorarios distintos? ¿Cuál es el costo de producción de mi negocio? ¿Hasta cuánto podré bajar el precio en una mesa de negociación y que mi empresa siga siendo rentable? ¿Hay otros competidores que venden en mejores plazos de pago que yo?

Estos y otros ejemplos de la vida cotidiana dan cuenta de que existen en los negocios elementos concretos y abstractos que son susceptibles de apreciación en términos económicos.

El mundo del comercio es, con frecuencia, un ambiente competitivo. Existe quien compra y quien vende, quien cobra y quien paga.

El modo natural de relacionarse, casi subconsciente, es obtener lo mayor dando a cambio lo menos posible. El equilibrio de estas dos posturas antagónicas da como resultado el acuerdo, luego del proceso previo de negociación.

Establecer el valor de lo que se está negociando suele ser una tarea compleja pero posible, cuya definición aporta una mejor posición frente a la otra parte.

Una combinación matemática de diferentes componentes –económicos, legales, estéticos, emocionales y de muchos otros tipos- da como resultado ese valor, que se traduce como precio en la transacción.

Webmaster